Loader

Ahorrá mas

Consejos de ahorro

de gas

Te damos algunas consejos de ahorro de gas mientras cocinás, usas agua caliente o te calefaccionas. Así también podes cuidar el medio ambiente.

Cocción Consejos de ahorro de gas Distrigas Santa Cruz

Recomendaciones

Cocción Consejos de ahorro de gas Distrigas Santa Cruz

Cocción

Al cocinar algo en la hornalla, tapá las ollas que estés usando. La cocción será más rápida y, una vez terminada, evitará que los recipientes pierdan el calor.

Siempre preferí usar recipientes pequeños. Concentran mejor el calor y permiten calentar sólo la cantidad de alimento que necesitas.

Durante la cocción, si se alcanza el punto de ebullición, podés disminuir la llama para mantenerlo y ahorrar gas.

Controlá que nunca la llama supere la base de la olla: es peligroso y desperdicia calor.

Usá el horno con moderación y sólo cuando sea necesario, ya que consume lo mismo que tres hornallas.

Si estás cocinando un tiempo largo y usas el gas de forma intermitente, apagá la hornalla y encendela nuevamente cuando la necesitas.

Agua caliente Consejos de ahorro de gas Distrigas Santa Cruz

Agua caliente

Ajustá la temperatura desde el calefón para lograr el nivel mínimo necesario para una ducha agradable o lavar los platos. No mezcles agua caliente y fría.

No dejes correr el agua caliente si no la usas. En la cocina, cerrá la canilla para enjabonar los platos. En el baño, duchate con responsabilidad: 10 minutos consumen 200 litros de agua.

Si tenés el termotanque fuera de la vivienda, es importante que esté aislado térmicamente para que no pierda calor.

Revisá que no haya fugas de gas ni de agua caliente para evitar peligros y gastos innecesarios.

Utilizá agua fría cuando la caliente no sea indispensable.

Calefacción Consejos de ahorro de gas Distrigas Santa Cruz

Calefacción

No uses la calefacción con las ventanas abiertas. Prendela recién después de haber ventilado los ambientes.

No enciendas todas las estufas a la vez ni las dejes todo el día prendidas. Calentar sólo los ambientes que vayas a usar es una forma sencilla de ahorrar.

Para lograr una temperatura agradable, prendé las estufas al máximo unos minutos, llevalas a temperatura media (20º) y dejalas en piloto para dormir.

Si no hace mucho frío, no hace falta que dejes la estufa prendida al acostarte.

No uses el horno ni las hornallas para calefaccionar. Es una práctica peligrosa y menos eficiente que el uso de una estufa.

Verificá el estado de cierre de puertas y ventanas para mantener el calor. El uso de burletes reduce el ingreso de aire frío. Recordá mantener la ventilación adecuada para evitar accidentes.